La derecha de mi izquierda.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Un clavo no quita otro clavo,

Losé, es un error meterme en otra historia imposible para escapar de un suicidio fallido.Qué lo de que un clavo quita otro clavo es sólo una solución demasiado corta como para que valga la pena. Que al final acabas otra vez en la misma situación pero con un clavo diferente. Pero  a ver como se lo explico a mi corazón, sordo de nacimiento, y que nunca ha tenido memoria de más de dos días. Ahí está,exponiéndose otra vez al sol después de pelearse mil veces, un corazón luchador al que le apuntan ahí, en medio del alma si aviso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario